Quizás para empezar por el principio, algo de historia y cultura general no nos vendría mal para poder hablar de productos Ibéricos, y sobre todo para poder distinguir de un JAMON IBERICO DE BELLOTA 100% a un supuesto jamón ibérico.

Origen de los productos Ibéricos

Curiosamente, si acudimos a la Real Academia Española (RAE) lo primero que descubrimos es que Ibéricos, no está registrada, por lo que necesariamente debemos acudir a otras fuentes.

Acudimos entonces a nuestra compañera la WIKIPEDIA. Aquí si que encontramos las diferentes acepciones, que hoy en día, tiene la palabra Ibérico, y si atendemos a la que nos interesa, descubrimos que dice que Ibérico es “todo producto procedente del cerdo ibérico”

Solo Cerdo ibérico. Ni gato ni liebre.

Vista entonces las definición de productos ibéricos, está claro, que el origen de nuestros productos no es otro que el Cerdo ibérico. Y no debemos dejarnos engañar, ni aceptar ni gato ni liebre, solo Cerdo Ibérico.

Puede parecer algo obvio, pero es importante que todos sepamos, que debido a la incontrolada demanda de los productos de los Cerdos Ibéricos, sobre todo el Jamón Ibérico Ibérico de Bellota 100%, se tuvieron que incluir reformas en la ley que regulaba este sector, lo que provocó que el 30% del producto etiquetado como Ibérico, realmente proviniese del Cerdo Blanco.

Cabe entonces destacar, que dentro de los productos Ibéricos, y sobre todo cuando hablamos de Jamón Ibérico, hay Jamones Ibéricos de Bellota 100% y otros que no lo son.

Productos del Cerdo Ibérico

 

Embutidos Ibéricos